… Hacemos fácil la apertura de los regallos

Mi hijo menor tiene retrasos de motricidad fina y no abre regalos. De hecho, lo encuentra muy frustrante. Sacamos los juguetes nuevos del embalaje, verificamos que estén funcionando y listos para usar y los guardamos en una bolsa de regalo divertida. Usamos una bolsa grande porque eso es lo que funciona para él, pero puedes usar varias bolsas. Todo lo que tiene que hacer es sacar el juguete o tirar la bolsa y comenzar a jugar.

 

 

 

 

 

 

 

… tenemos un plan de salida

A veces, los niños se sobreestimulan y necesitan un descanso (las mamás y los papás también lo hacen). Nos gusta saber, de antemano si es posible, qué podemos hacer para darle a nuestro pequeño unos minutos para que se calme y se relaje. ¿Hay algún lugar tranquilo al que podamos ir? ¿Es posible dar un paseo afuera? A menudo, unos pocos minutos y un pequeño cambio en el entorno son suficientes para cambiar las cosas.

 

 

… preparamos una bolsa de golosinas

Cuando viajamos o la gente viene a visitarnos durante las vacaciones, llenamos una bolsa con los favoritos que nuestro hijo disfrutará y algunos artículos de confort. Me gusta agregar un artículo especial de vacaciones que sea económico y que se relacione con la temporada o sus últimos intereses. Lo guardo en la bolsa para que se excite cuando lo ve porque no está disponible todo el tiempo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  … Establecemos expectativas razonables y nos damos un descanso a nosotros y a nuestros hijos

Vacaciones pueden significar estrés y presión. Crear la experiencia “perfecta” para que nuestras familias puedan crear recuerdos maravillosos puede provocar lágrimas, berrinches y un derrumbe (para las mamás, los papás y los niños). Usamos tinas de galletas compradas en la tienda para ahorrar tiempo y darles a nuestros hijos una manera fácil de ayudarnos a hornear. Servimos nuggets de pollo y fideos con nuestro pavo y relleno si eso significa que los niños con sentidos delicados comerán. Tratamos de mantenernos enfocados en lo que funciona para nosotros y no en lo que creemos que todos esperan. Somos honestos con nuestros amigos y familiares sobre lo que podemos y no podemos hacer. Nos recordamos en divertirnos.